Escenografía

Texto: Roberto Aguirrezabala

Escenografía es un proyecto híbrido que se sitúa entre el documental y la ficción, entre lo performático y la narración. El proyecto incita a reflexionar sobre el proceso de creación de la imagen y analiza los mecanismos que utilizamos para construirla, en una búsqueda a través de los límites marginales de la representación.

Objetos encontrados de alpinistas

Escenografía se construye a partir de imágenes que documen­tan y al mismo tiempo narran en off, a modo de flashbacks, historias de alpinistas a partir de sus objetos encontrados en la montaña. En muchas ocasiones los alpinistas abandonan material por motivos de peso o se extravía por cambios repentinos en el tiempo, inespera­das nevadas, ventiscas, niebla o cualquier imprevisto que obliga al escalador a dejar todo y seguir caminando para dejar atrás la monta­ña y regresar con seguridad o hacer cumbre con mayor ligereza. En realidad las fotografías son reconstrucciones realizadas a partir de testimonios de alpinistas. No son recreaciones reales, sino que están basadas en lecturas de las crónicas de alpinistas, en libros, blogs, etc. que permite visualizar el modo en que abandonan el material o encuentran materiales de expediciones anteriores. El material encon­trado y fotografiado sobre el mismo terreno de la montaña narra his­torias de alpinistas a los que pertenecieron, su lucha por alcanzar la cima, sus temores, sus ilusiones, su alegría, las amistades creadas, la vida que arriesgan, lo absurdo de su empresa o lo incomprendidos que muchas veces resultan a los ojos ajenos.

Proceso de trabajo

Las fotografías están realizadas en la propia montaña creando esce­nografías a lo largo del invierno. Para cada una de las piezas se subió material de alpinismo y el equipo fotográfico con iluminación de flash por generadores portátiles. Se ha trabajado en cada fotografía como si se hiciera en un plató fotográfico, utilizando flashes electrónicos, reflectores y demás elementos habituales en una sesión fotográfica, enfatizando así el acto fotográfico. Muchos de estos elementos son vi­sibles en las fotografías resultantes convirtiendo el propio trabajo foto­gráfico en una escenografía. Este modo de trabajar permite construir imágenes nítidas y perfectamente iluminadas, aunque las condicio­nes del tiempo sean adversas. Trato de crear un enfrentamiento en los límites de la percepción de la imagen. El espectador se mueve entre la percepción de un documento real y la artificialidad de la escenografía reconstruida, sin saber a dónde pertenece realmente la fotografía.

La idea ha sido ficcionar encuentros casuales de material en la mon­taña y simular la creación de un archivo documental que lo atestigüe. He realizado un detallado seguimiento en tiempo real del proceso de trabajo en Facebook, a modo de diario, lo que ha enfatizado lo per­formático de la acción fotográfica, documentando cada una de las in­tervenciones llevadas a cabo en la montaña. El proceso mismo de la realización de las fotografías es la base conceptual de la propuesta. Lo performático del proceso de trabajo deviene en la esencia misma del proyecto en un intento de vincular la experiencia del alpinista con la acción del artista. Este proyecto es quizá una propuesta transversal al trabajo que estoy realizando actualmente en la fotografía. Utiliza el contexto del alpinismo para compararse conceptualmente con la práctica artística. Por otro lado, en cuanto a los aspectos fotográficos exploro la iluminación como materia viva de la imagen. Y además se hace visible, en un momento de saturación de imágenes, el propio proceso de trabajo de generación de la fotografía, llegando a lo per­formático y lo escenográfico.

Ficha técnica

Años de realización la obra:
2012 - 2013

Producción:
Roberto Aguirrezabala.

Nº de fotografías:
11 piezas.

Obras:
Ver galería de obras